deportes de aire

Deportes de aire: prepárate para el salto

¿Cuál es la mejor época para practicar deportes de aire?

El otoño – invierno es buen momento para volar en globo, parapente, o ala delta, porque el tiempo es muy estable y no suele haber turbulencias. Para la práctica del paracaidismo, las avionetas y el puenting, la estación no es tan determinante.

En globo es muy importante salir al amanecer porque los vientos están calmados. En el resto es importante salir por la mañana, para aprovechar el día.

¿Qué me llevo para practicar deportes aéreos?

Tanto en invierno como en verano debes ir abrigado, ya que las temperaturas ahí arriba descienden notablemente.

La ropa de abrigo es imprescindible para ala delta, globos, parapente, ultraligeros y veleros. No estará de más que lleves un forro polar, guantes, chaqueta de montaña, botas de montaña a ser posible y gorro.

Es decir, ropa como para salir a esquiar o ir de excursión por la montaña (en verano puedes ir menos abrigado). La topa te evitará rozaduras y contratiempos en el aterrizaje.

Leer también:  Los mejores regalos para montañeros

¿Se pueden hacer fotos mientras vuelas?

Como uno no sale a volar todos los días, llévate una cámara de fotos o videos (o algo tipo GoPro) si vas en parapente, ultraligero o velero biplaza (si es que vas de paquete). En ala delta, paracaidismo o puenting, solo será posible si cuentas con un dispositivo GoPro adosado a tu cuerpo. Si montas en globo puedes utilizar el dispositivo de fotos o videos que más te guste.

¿Cómo empezar si eres principiante?

Si te has animado a dar el salto, y tienes clara la actividad, empieza por lo fácil, es decir, por un paseo en biplaza. Lo pasarás muy bien.

Si la experiencia te ha llenado, solo hará falta tener dinero ahorrado y apuntarte a un cursillo.

¿Y si tengo miedo a volar?

Debes tener el necesario, lo justo para no cometer locuras y seguir a pies juntillas a tu instructor, pero sin perder ni una pizca de ganas ni ilusión.

Practicar Puenting

hacer puenting

Ya sabes: lanzarse al vacío desde un puente, bien atado a un arnés.

Las cuerdas pasan por debajo del puente y están sujetas en el lado contrario, de tal manera que, al caer, se tensan y hacen de ti un péndulo, hasta terminar el balanceo.

El bungee es una modalidad más sencilla. Se trata de saltar desde el puente atado a un arnés, pero sujeto por los tobillos a una gruesa y resistente cuerda elástica, de tal forma que dispones de un par de segundos de caída libre, hasta que la goma se tensa. Luego subes y bajas por el efecto rebote.

Leer también:  Trail Running: ¡Conecta con la Naturaleza!

En ambos casos, no vale cualquier puente. Tiene que tener una altura adecuada, entre 40 y 70 metro, y unos ojos suficientemente anchos. ¡La experiencia es muy fuerte!

Viajar en Ultraligeros

Se puede decir que un ultraligero es un avión reducido a su mínima expresión, La tecnología ha conseguido aplicar materiales más resistentes y ligeros, creando aviones pequeños destinados al ocio.

Los hay de varias clases, desde un ala delta con motor hasta auténticas avionetas que en ningún caso sobrepasan los 300 kg de peso.

El vuelo, eso sí, es más lento, y la altura máxima a las que les está permitido volar es de 300 metros. Conviene practicar en terrenos llanos y despejados.

viajar en ultraligero

Ala Delta

Es lo más parecido al vuelo de las ave. El piloto se encuentra suspendido del arnés mirando al suelo, como los pájaros. El despegue se hace a pie desde algún lugar elevado, y el mejor aterrizaje suele ser tan torpe como el de los patos.

Tienes que manejar un ala de 8 metros de envergadura que pesa 40 kg. Lo más rollo es el montaje del ala en tierra: plegar, desplegar…

Los vuelos de escuela suelen durar menos de un minuto y el montaje y desmontaje más de media hora. Cuando aprendas, pasarás horas y horas  en el aire.

Practicar Parapente

montar en parapente
Leer también:  Snowboard: dónde practicarlo

Se trata de la máquina más simple que existe para volar. Se pliega y cabe en una mochila, con lo que se obtiene una autonomía  y una capacidad de movimiento increíble.

Eso sí, si algún día te animas a comprarlo, es carito. Si lo único que quieres es probarlo una vez, puedes disfrutar de vuelos biplaza.

Volar en Velero

No  te equivoques:  este velero va por el aire. Parecido a un avión, pero sin motor, se ayuda de las corrientes térmicas.

Sacar el título de piloto es fácil y divertido. Basta con ser mayor de 16 años y podrás sacarte la Licencia de Piloto de Planeador.

Viajar en Avioneta

pilotar una avioneta

¿Te apetece dar un paseo en avioneta? No es el Concorde, pero puedes disfrutar del vuelo de una forma lúdica, cómoda y sin pasar nada de frío. Estos aparatos pueden alcanzar los 200 km/h.

Un buen lugar para dar un paseo aéreo puede ser el aeródromo de Mutxamel (alicante). Puedes elegir circuitos desde quince minutos a media hora sobrevolando ciudades cercanas.

Montar en Globo Aerostático

Elévate por los aires en el más antiguo de los ingenios voladores. Hay basquillas para dos o veinte personas, pero lo habitual son de 6 a 8 plazas. Esta experiencia suele resultar algo cara pero también es altamente gratificante. En especial para los amantes de la fotografías.

montar en globo

Lanzarse en Paracaídas

lanzarse en paracaidas

La caída libre te permitirá experimentar durante un minuto la sensación de volar por ti mismo. Puedes hacer giros, evolucionar por el aire, caer en picado…

Transcurrido ese minuto tendrás que valerte del paracaídas para tomar tierra lo más suavemente posible.

Lo mejor: podrás repetir la experiencia tantas veces como quieras o como tu bolsillo te lo permita.

¿Has practicado alguno de estos deportes? ¿Sientes que falta alguno en el listado? ¿Te gustaría aprender alguno? Cuéntanos todas tus dudas en los comentarios, que te leemos.

Sin comentarios

Escribir un comentario

¡Contenido protegido! Plagiar es un delito